Donatella Lockhart – Una línea y punto